Gobierno de coalición no, ministros propuestos por Unidas Podemos sí. Ese es el escenario con el que trabaja el Gobierno en funciones de cara a las negociaciones previas a la investidura. La portavoz del ejecutivo en funciones, Isabel Celaá, ha asegurado en rueda de prensa que no contempla la opción de repetición electoral, un escenario que define como “lamentable”. El ejecutivo cosnidera a Podemos “acompañante preferente” pero no descarta abrirse al diálogo con el resto de fuerzas políticas.

Tras la reunión del Consejo de Ministros, Celaá ha pedido a Unidas Podemos “conexión con la realidad” y les ha invitado a que pongan nombres sobre la mesa para la configuración del próximo Gobierno. Celaá confirma que el próximo Gobierno podría incluir “personas que podrían ser designadas por otras fuerzas políticas”.

La palabra “coalición” parece haberse convertido en los últimos días en una de las líneas rojas de las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Según la portavoz del primero, “se llama Gobierno de coalición a aquel que está configurado por fuerzas políticas que tienen un peso semejante y que juntas configuran una mayoría absoluta”. No es el caso de PSOE y Unidas Podemos.

“El Gobierno va a mantener conversaciones con todas las fuerzas políticas”, ha aclarado Celaá, para quien “el PSOE es la fuerza que más responsabilidad debe asumir”. El Gobierno considera que en las dos primeras semanas de julio podría tener lugar la investidura de Pedro Sánchez, tras la ronda de consultas que el rey iniciará la próxima semana.

Se mantiene el plan de exhumación

El Gobierno mantiene el 10 de junio como fecha para proceder a la retirada de los restos mortales de Francisco Franco de su actual ubicación en el Valle de los Caídos. “Todo estará listo”, ha dicho Celaá. El Supremo podría alterar sus planes si se imponen cautelares como solicita la familia del dictador, algo que la portavoz del Gobierno considera que entraría “dentro de la normalidad”.

El Gobierno defiende el CIS

Tras la publicación del último barómetro del CIS, el Gobierno sale en defensa del instituto demoscópico. Todo tras la polémica generada este jueves por el empeño de su presidente, José Félix Tezanos, de interpretar los datos a favor de un Gobierno en solitario, cuando las cifras de la encuesta decían lo contrario.

“El Gobierno tiene confianza absoluta en un instituto como el CIS. Es un organismo autónomo y científico de mucha categoría”, ha señalado la portavoz del Gobierno. Según Celaá, los responsables del CIS “están dispuestos a dar las explicaciones que resulten pertinentes”.