Un contundente alegato contra la prostitución centrado en la figura del machito, el de las despedidas, el buitre carroñero que vuela por los polígonos.

Para Kike Remolino, el putero es un violador que compra el silencio con dinero, el socio capitalista de la trata de blancas que no merece llamarse hombre.