FUENTE

POLITICACOS

Política española e internacional

EL GRAN ROBO

      A papá Estado, o a mamá gobierno les gusta de vez en cuando regalar dinero que no es suyo y no se crean ustedes que lo da a los más pobres o a sectores productivos en dificultades … No, se lo regala a los ricos, a los que no pagan impuestos o pagan sólo la voluntad, a los que se fundieron el dinero que les dieron los impositores o roban con cláusulas suelo y cosas por el estilo, pero, eso sí, que tienen detallitos como perdonarles los créditos o prepararles buenas puertas giratorias

Las más altas instancias del Gobierno de España declararon con insistencia y aplomo que las decenas de miles de millones de euros otorgados a la Banca se trataban de un préstamo que se iba a devolver con intereses, y que por lo tanto al contribuyente no le iba a costar ni un céntimo de esta abultada cantidad.

Pero de repente aparece el gobernador del Banco de España y con expresión beatífica nos informa de que más de 40.000 millones de euros (hay estimaciones mucho más altas, y sin contar los flecos de anteriores dádivas) se han esfumado y que, ji ji ja ja, ¡no se van a recuperar! Lo dice el capo del órgano-florero de control más inútil del país que tiene más órganos de control y más inútiles. Y nos parece que está haciendo la confesión, en el mejor de los casos, de una negligencia o un fracaso total; pero este tipo no dimite y no se va a su casa, o a la cárcel, ni siquiera echa unas lagrimitas. Seguramente, este pájaro puede relativizar las cosas porque debe conocer perfectamente que es mucho más lo que se viene robando habitualmente en este país, que esto sólo es la parte visible del iceberg, y que además tiene el mérito de haberse robado a la vista de todos. Y encima este tipo, Luis María Linde de Castro, tiene el papo de pedir que suban los impuestos, que no suban los sueldos con el IPC y que bajen las pensiones.

Aunque al llamado Pueblo Soberano nadie le dé explicaciones, aunque ya esté acostumbrado a que se le robe a mansalva y encima se le defequen en la pechera con absoluta tranquilidad, tiene que haber un límite para tanto ladrón, tanta impunidad, tanto ‘listo’ de la economía y tanta humillación. Y este dinero regalado a la Banca es demasiado grande y descarado como para intentar obviarlo. Tanto que ni una Fiscalía como esta puede hacerse la distraída y desentenderse de semejante expolio.

Por ello es necesario que la Fiscalía aclare si los miembros del gobierno que dijeron que ese dinero se iba a recuperar hablaron por desconocimiento, por pura incompetencia o simplemente mentían con alevosía y con todo el morro; y debe establecer por qué los bancos no van a devolver ese dinero, si es porque no les da la gana, por negligencia, por pura apropiación indebida o porque piensan repartírselo con los capos. Y actuar en consecuencia.

Y me parece que también los medios tienen la importante tarea de reclamar diariamente la devolución de ese dinero y convocar al público para que se  boicotee a los bancos implicados en el saqueo.

Nos persigue la maldición del “España es diferente”. Ahora tenemos una Banca subvencionada, pero que se pone tan seriecita como los bancos de verdad. Y solamente nos queda maldecir a todos estos mangantes de altos vuelos, al pensar en los recortes que podían haberse evitado si no nos hubieran quitado ese dinero. Dinero nuestro.