España pide explicaciones a Marruecos tras afirmar el primer ministro que Ceuta y Melilla «son marroquíes como el Sáhara»

Publicado:
Madrid ha convocado de urgencia a la embajadora de Marruecos en el país ibérico a raíz de las declaraciones del jefe del Gobierno del país norteafricano.

El Gobierno de España ha convocado de urgencia a Karima Benyaich, embajadora de Marruecos en el país ibérico, para pedirle explicaciones tras las declaraciones del primer ministro, Saadeddine El Othmani, que afirmó en una entrevista que las ciudades autónomas españolas Ceuta y Melilla «son marroquíes como el Sáhara», informaron este lunes medios locales.

El Othmani declaró que «el statu quo dura ya cinco o seis siglos» en estos enclaves españoles. «Llegará el día en que vamos a reabrir el asunto de Ceuta y Melilla, territorios marroquíes como el Sáhara», aseguró.

El Sáhara Occidental estuvo considerado una provincia española en África desde 1958 a 1976, momento en el que España abandona el proceso de descolonización que había iniciado unos años antes, tras la llamada Marcha Verde marroquí. Según la ONU, el país ibérico sigue siendo oficialmente la «potencia administradora» de dicho territorio.

 

Sobre el grupo GUE / NGL

Esta abreviatura significa Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica que reúne a los eurodiputados de izquierda en el Parlamento Europeo.

Confederalismo para nosotros significa respetar y preservar la diversidad de identidades y opiniones de nuestros miembros. Lo que nos une es la visión de un proceso de integración europea socialmente equitativo, pacífico y sostenible basado en la solidaridad internacional. Europa puede hacer una gran contribución para mejorar las condiciones de vida de muchas personas; por supuesto, esto requiere cierta voluntad política.

Las principales políticas de la Unión Europea y sus países no han reflejado hasta ahora esta visión. Esta política se basa con demasiada frecuencia en una lógica de competencia radicalmente orientada al mercado, tanto dentro de la UE como hacia terceros países.

Luchamos por más y mejores empleos y oportunidades educativas, por la seguridad social y la solidaridad social, por una forma respetuosa de tratar con nuestra tierra y sus recursos, por el intercambio cultural y la diversidad, por el desarrollo económico sostenible y por una política de paz sólida y coherente. . Éstos deben constituir, desde nuestro punto de vista, los objetivos últimos del proceso de integración europea.

La Unión Europea debe convertirse en un proyecto de su pueblo y no puede seguir siendo un proyecto de las élites. Queremos la igualdad de derechos para mujeres y hombres, derechos y libertades civiles y la aplicación de los derechos humanos. El antifascismo y el antirracismo también son una parte importante de la tradición de los movimientos de izquierda en Europa.

Las izquierdas de 11 países se unen para proteger la democracia frente a la amenaza del «golpismo de la ultraderecha»

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero suscriben la ‘Declaración de La Paz’, para «defender la democracia y la justicia social frente a la ultraderecha», junto a los presidentes de Argentina y Bolivia y líderes como Dilma Rousseff, Evo Morales, Rafael Correa o Alexis Tsipras, entre otros.

Reunión entre Pablo Iglesias y José Luis Rodríguez Zapatero
Pablo Iglesias y José Luis Rodríguez Zapatero don dos de los firmantes de la ‘Declaración de La Paz’. DANI GAGO.

ALEXIS ROMERO

La izquierda ha dado este domingo un paso adelante en su compromiso para proteger la democracia y los derechos humanos frente a la «principal amenaza a a la paz social en el siglo XXI: el golpismo de la ultraderecha«. 14 líderes de la izquierda de 11 países distintos han suscrito la Declaración de la Paz, un manifiesto que alerta de las consecuencias del crecimiento y desarrollo de la extrema derecha y sus estrategias de «mentira y difamación sistemática de los adversarios».

Evo Morales (expresidente de Bolivia) y Luis Arce (presidente electo de Bolivia), Alberto Fernández (presidente de Argentina), Pablo Iglesias (vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 de España), José Luis Rodríguez Zapatero (expresidente), Dilma Rousseff (expresidenta de Brasil), Rafael Correa (expresidente de Ecuador) y Andrés Arauz (candidato a la Presidencia de Ecuador), Alexis Tsipras (expresidente de Grecia), Daniel Jadue (candidato a la Presidencia de Chile), Gustavo Petro (candidato a la Presidencia de Colombia), Verónica Mendoza (candidata a la Presidencia de Perú), Jean Luc Melenchon (Lider de Francia Insumisa) y Caterina Martins (líder del Bloco de Esquerda portugués) son los firmantes de este manifiesto.

La iniciativa que ha dado lugar al texto ha venido por parte de Luis Arce, Alberto Fernández y Pablo Iglesias. Los mandatarios que suscriben el manifiesto han coincidido este domingo en La Paz, en el acto de toma de posesión de Arce como presidente de Bolivia, «país que se ha convertido en referencia internacional de la respuesta ciudadana al golpismo».

«La crisis vinculada a la grave pandemia que golpea a la humanidad ha puesto en evidencia las principales debilidades de nuestras formas de organización social: la fragilidad de los sistemas de salud y de los servicios públicos; la erosión, resultado de años de neoliberalismo, de los mecanismos de protección social con los que cuentan los Estados; la insostenibilidad social, económica y ecológica de los modelos dominantes de extracción para exclusivo beneficio empresarial; y, con una intensidad especialmente preocupante, los peligros a los que se enfrentan los sistemas democráticos en todo el mundo», comienza el manifiesto.

En este contexto, el manifiesto alerta de que «hoy la democracia está amenazada y basta con analizar los acontecimientos políticos de los últimos meses en Bolivia, país anfitrión de esta Declaración, para constatar que la principal amenaza a la democracia y la paz social en el siglo XXI es el golpismo de la ultraderecha».

«Una ultraderecha que se expande a nivel global, que propaga la mentira y la difamación sistemática de los adversarios como instrumentos políticos, apelando a la persecución y la violencia política en distintos países. Promueve desestabilizaciones y formas antidemocráticas de acceso al poder», reza el texto, que también advierte de que «esta acción antidemocrática se potencia allí donde encuentra poderes comunicacionales a su servicio, que acumulando un inmenso poder de influencia, pretenden manipular y tutelar las democracias en defensa de sus intereses políticos y económicos».

Frente a la ultraderecha, «los firmantes de esta Declaración, gobernantes, expresidentes y líderes progresistas en nuestros respectivos países de Iberoamérica y Europa, afirmamos nuestro compromiso histórico de trabajar conjuntamente por la defensa de la democracia, la paz, los derechos humanos y la justicia social frente a la amenaza que representa el golpismo de la ultraderecha», concluye el manifiesto.

Declaración de La Paz

En defensa de la democracia

La crisis vinculada a la grave pandemia que golpea a la humanidad ha puesto en evidencia las principales debilidades de nuestras formas de organización social: la fragilidad de los sistemas de salud y de los servicios públicos; la erosión, resultado de años de neoliberalismo, de los mecanismos de protección social con los que cuentan los Estados; la insostenibilidad social, económica y ecológica de los modelos dominantes de extracción para exclusivo beneficio empresarial; y, con una intensidad especialmente preocupante, los peligros a los que se enfrentan los sistemas democráticos en todo el mundo.

Hoy la democracia está amenazada y basta con analizar los acontecimientos políticos de los últimos meses en Bolivia, país anfitrión de esta Declaración, para constatar que la principal amenaza a la democracia y la paz social en el siglo XXI es el golpismo de la ultraderecha.

Una ultraderecha que se expande a nivel global, que propaga la mentira y la difamación sistemática de los adversarios como instrumentos políticos, apelando a la persecución y la violencia política en distintos países. Promueve desestabilizaciones y formas antidemocráticas de acceso al poder.

Esta acción antidemocrática se potencia allí donde encuentra poderes comunicacionales a su servicio, que acumulando un inmenso poder de influencia, pretenden manipular y tutelar las democracias en defensa de sus intereses políticos y económicos.

Reunidos en La Paz con motivo de la toma de posesión de Luis Arce como presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, país que se ha convertido en referencia internacional de la respuesta ciudadana al golpismo, los firmantes de esta Declaración, gobernantes, expresidentes y líderes progresistas en nuestros respectivos países de Iberoamérica y Europa, afirmamos nuestro compromiso histórico de trabajar conjuntamente por la defensa de la democracia, la paz, los derechos humanos y la justicia social frente a la amenaza que representa el golpismo de la ultraderecha.

La Paz, 8 de noviembre de 2020

– Bolivia: Evo Morales (ex presidente) y Luis Arce (presidente electo)

– Argentina: Alberto Fernández (actual presidente)

– España: José Luis Rodríguez Zapatero (ex presidente) y Pablo Iglesias (actual vicepresidente)

– Brasil: Dilma Rousseff (ex presidenta)

– Ecuador: Rafael Correa (ex presidente) y Andrés Arauz (candidato a la presidencia)

– Grecia: Alexis Tsipras (ex presidente)

– Chile: Daniel Jadue (candidato a la presidencia)

– Colombia: Gustavo Petro (candidato a la presidencia)

– Perú: Verónica Mendoza (candidata a la presidencia)

– Francia: Jean Luc Melenchon (Lider de Francia Insumisa)

– Portugal: Caterina Martins (lider del Bloco de Esquerda)

Podemos: La ultraderecha global se debilita tras la derrota de Trump

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en una sesión de control del Senado de España, noviembre de 2020. (Foto: EFE)

Ante la derrota de Trump, el partido español Unidas Podemos afirma que “la ultraderecha” global “pierde su activo político más poderoso” en el mundo.

El líder del aludido partido y también vicepresidente segundo del gobierno de coalición de España, Pablo Iglesias, fue uno de los primeros en reaccionar ante la victoria del demócrata Joe Biden en las presidenciales de EE.UU., luego de que este ganara el estado de Pensilvania y superase el umbral de los 270 votos electorales necesarios para convertirse en el mandatario número 46 del país norteamericano.

“Se confirma que Trump ha perdido las elecciones. Es una buena noticia para el planeta, en la medida en que la ultraderecha global pierde su activo político más poderoso. Pero la ultraderecha que solo acepta la democracia si gana, sigue siendo un enorme peligro en América y Europa”, escribió la noche de sábado Iglesias en Twitter.

El portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique, celebró también el resultado electoral de EE.UU., afirmando que “hoy la ultraderecha está triste y rabiosa. Hoy el planeta es un poco mejor”.

En su tuit, Echenique anotó que la llegada de Biden a la Casa Blanca supone la derrota del “racismo, el machismo, el odio, el negacionismo climático, el autoritarismo y las fake news gritos para tapar los privilegios fiscales del 1 %”.

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida (IU), consideró que la victoria del exvicepresidente Barack Obama (2009-2017) es “una buena noticia”, porque “la extrema derecha mundial pierde a su principal referente político, Donald Trump”.

Además, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dirigente de la coalición regional de Unidas Podemos, saludó la noticia con un mensaje en inglés a través de Twitter en el que atribuyó el triunfo de Biden sobre Trump a la Marcha de las Mujeres, el Black Lives Matter, el movimiento por la justicia climática, entre otros.

Colau instó a todos estos movimientos sociales a seguir luchando por afianzar sus derechos ante las embestidas endémicas de grupos de ultraderecha, amparados hasta ahora en el saliente inquilino de la Casa Blanca.

Mayoral: “La estrategia de Ayuso es de sabotaje y está utilizando de rehén a la población”

Todavía huele a pintura fresca la nueva sede de Podemos. El partido se ha mudado hace poco. Todo paredes blancas y espacios más abiertos, nada que ver con las habitaciones pequeñas anteriores en la calle Princesa. Todo ello en una España confinada perimetralmente, y muy cerca controles de la Policía en una de las salidas de la M-30 en estos extraños días.

Rafa Mayoral ejerce ahora de portavoz de Podemos y es el secretario de Social Civil y Movimiento Popular del partido morado. En mitad de esta “difícil y complicada” situación, como confiesa. La coalición de Gobierno con el PSOE camina “razonablemente”, explica al hilo de los presupuestos generales, y defiende sacar las cuentas públicas con los socios que hicieron a Pedro Sánchez presidente. “Lo hemos dicho con mucha claridad: la investidura te va trazando la posibilidad de abordar el futuro”, reflexiona.

La entrevista se produce a la vez que se recrudece fuera en redes la guerra entre Irene Montero y Teresa Rodríguez por la expulsión de la andaluza del grupo de Adelante en el Parlamento regional. A Mayoral le da “mucha pena” la situación porque esperaba que se pudiera llegar a un acuerdo y pide no “enturbiar las cosas” hablando de la baja de maternidad. “No se le ha despedido, se le ha dejado fuera del grupo porque ha abandonado el grupo”, resume.

¿Cómo es la España en estado de alarma de finales de octubre y principios de noviembre?

Es una situación difícil y complicada. Tenemos que hacer una reflexión de cómo salimos de esto: si algo nos está enseñando la pandemia, es que no es posible una salida individualista. Necesitamos construir instituciones fraternales y, sobre todo, tenemos que entender que es una enfermedad social, tenemos que cuidarnos. Es una tarea enorme para las administraciones y que tenemos también como pueblo. Tenemos que ser capaces de impulsar políticas públicas de protección social y sanitaria y al mismo tiempo tenemos que dar una respuesta como pueblo. La tarea fundamental es el cuidado y la crisis económica y social va a requerir de mucha fraternidad y sororidad.

SERGI GONZÁLEZ
Rafa Mayoral

El Gobierno ha conseguido aprobar con una mayoría rotunda de más de 190 diputados el estado de alarma para seis meses. ¿Qué podemos esperar? ¿Qué le parecen las críticas sobre que dure tanto por parte de PP y Vox?

En estos momentos no hay lugar para posiciones negacionistas como las que tiene la extrema derecha trumpista, que desgraciadamente se han visto aderezadas por la estrategia de sabotaje de la presidenta Ayuso en este proceso. Casado se ha visto en la obligación de intentar distanciarse de las posiciones de Abascal, pero lo tiene muy difícil porque realmente hoy las estrategias institucionales que establece en todos los ámbitos están sostenidas por la extrema derecha. Ese es un gran drama que no es comprendido por sus socios europeos. Intentó en la moción desmarcarse, pero cada vez que habla con sinceridad dice lo que piensa. Por eso, comparte las posiciones con Abascal. Los dos son grandes admiradores de Reagan y de Hayek, que es un señor que planteaba la necesidad de recortarle los poderes al Parlamento y atacar la capacidad de negociación colectiva de los trabajadores.

Casado se ha visto en la obligación de intentar distanciarse de las posiciones de Abascal, pero lo tiene muy difícil

¿Se termina de creer el discurso de Casado en la moción?

Por eso decía, él hizo un discurso que estaba claramente destinado a sus socios europeos para dejar claro que no están en ese tipo de posiciones, pero en la réplica, cuando tuvo que mostrar su verdadera cara, nuevamente volvió a reafirmar esa posición que es muy dogmática, de los neoliberales y en la que no entienden que es necesario el reforzarmiento de lo público y de lo comunitario para afrontar esta situación.

Se han vivido unos días de trepidantes antes del Puente de vuelta de tensión entre el Gobierno central e Isabel Díaz Ayuso. ¿Qué le parece la posición de la presidenta de Madrid?

Se van destapando cada vez más las cartas. No ha sido solamente con el Gobierno central. Después de forzar una rueda de prensa conjunta con el presidente, la utiliza para insultarle en el marco de la propia rueda de prensa, se llega a un supuesto acuerdo y se baja. Y lo de esta semana ha sido más grave, llega a un acuerdo con Castilla y León, que es de su partido, y con Castilla-La Mancha, que es del PSOE, y al salir de la reunión vuelve a romper el acuerdo. Está generando una crisis institucional por la aplicación de la estrategia trumpista y lo está haciendo con una estrategia de sabotaje. El problema es que lo está haciendo utilizando de rehén a la población. Hay un caso muy concreto y sangrante que es lo que ha hecho con la renta mínima de inserción en Madrid. Cuando sale el IMV, en vez de buscar la fórmula para complementar la renta, manda una carta terrorífica diciendo que tienen que pedir el Ingreso Mínimo y que las ve a retirar la renta mínima. No es admisible ni comprensible.

Es una persona que hace publico como un gran éxito la construcción de un hospital, le preguntan con qué personal sanitario se va a poner en marcha y dice que esas preguntas no se hacen a una presidenta. Pues no sé qué preguntas se hacen a una presidenta cuando en este momento todos los expertos dicen que no tenemos un problema de infraestructuras, sino de manos. Desgraciadamente lo que estamos viendo es que al personal sanitario de Madrid se le sigue sometiendo a una brutal precariedad a la hora de tener una condiciones de trabajo.

SERGI GONZÁLEZ
Rafa Mayoral, durante la entrevista

¿Por qué en España no hemos llegado a un escenario de unidad política para luchar ante la peor situación desde la Guerra Civil? ¿Cómo calificaría la oposición que se está haciendo?

Creo que las dos cosas van juntas. El principal problema que tenemos en estos momentos es el hecho de que el planteamiento que se hace es pensar que la pandemia puede ser una herramienta para poder cambiar al Gobierno, aun a costa de la población. Es la estrategia que están tomando el PP y Vox con muchísima claridad, con una posición ambivalente de Cs. Es grave, pero el problema es que siguen enfrascados en su dogma neoliberal. Siguen pensando en estos momentos que hay que privatizar hasta el palo de la bandera. Eso es a costa de los intereses de las mayorías sociales de este país. No entiende la necesidad de impulsar políticas de protección social ni que hay que primar la Sanidad pública ni la Educación pública. Un dogma que está fracasando, no en nuestro país sólo. Lo acabamos de ver en Chile. Necesitamos cambiar el paradigma. Cuando nos dicen que no se puede supeditar lo sanitario a la economía, se está haciendo una trampa. La economía es el sistema del que se dotan los seres humanos para satisfacer las necesidades en un entorno de recursos escasos, nada es más antieconómico que recortar los servicios públicos y los derechos sociales. El objetivo final es cuidar a la gente. Desgraciadamente se ha confundido la crematística, que es el arte de hacerse rico en poco tiempo, con la economía. Eso requiere que los que más tienen más paguen.

El PP y Vox siguen pensando en estos momentos que hay que privatizar hasta el palo de la bandera

A partir del 9 de noviembre, en la prórroga del estado de alarma se deja que sean las comunidades las que tomen sus propias medias. ¿Está lavándose las manos el Gobierno como dice el PP?

Se ha hecho algo muy interesante: sentar a las administraciones públicas competentes en la misma mesa. Eso es bueno, que el conjunto de la CCAA, que tienen las competencias sanitarias, se sienten a discutir y a acordar las políticas que se van a desarrollar de forma conjunta es un paso muy interesante. Reconoce la necesidad de tener mecanismos comunes y al mismo tiempo el derecho al autogobierno. El problema es cuando tienes un elemento disruptor que tiene por objetivo romper cualquier posible acuerdo, que es lo que estamos viendo. Es una estrategia torticera que busca sabotear la posibilidad de que salgamos en buenas condiciones porque se piensa que si salimos mal, se puede tener rentabilidad política. Me parece gravísimo e inhumano.

Habla de sentarse en una mesa. Esta semana hemos visto las imágenes de políticos en una entrega de premios sin mascarilla que han provocado mucha polémica entre los ciudadanos. El presidente pidió antes disciplina social. ¿Cree que la clase política no está a la altura?

Nosotros no fuimos y sabíamos que no había que ir. Creemos que ese tipo de eventos no son buenos, no nos gustan. Lo segundo: el concepto de clase política no me gusta. Tienen un componente antidemocrático, el hecho de que exista una categoría, los políticos, que son los que hacen la política. Eso es sustraer a las mayorías sociales de la posibilidad de poder participar en el proceso político. Creemos que el protagonista tiene que ser el pueblo. Aquellos que están en las instituciones tienen que responder a los intereses de las mayorías sociales. Cuando se expropia eso, se están poniendo encima de la mesa elementos antidemocráticos que no compartimos. Casualmente ocurre en momentos en los que se olvida que todos los poderes del Estado emanan del pueblo. Eso lo dice la propia Constitución y últimamente estamos viendo a muchos dirigentes políticos a los que se les olvida. Desgraciadamente, la corriente reaccionaria y más conservadora en nuestro país tiene un hilo conductor que lleva al Manifiesto de los Persas y a la defensa del absolutismo en contra de la posibilidad de que la gente pueda controlar sus vidas participando democráticamente.

Lo hemos dicho con mucha claridad: la mayoría de investidura te va trazando la posibilidad de abordar el futuro

 

En el Congreso hemos llegado a escuchar a Vox llamar “matón” al vicepresidente segundo del Gobierno e incluso un tuit de una diputada del PP diciendo sobre Irene Montero “Habló de p… la Tacones”. ¿Está la política llena de mala educación?

¿Está la extrema derecha y la derechona en estos momentos intentando embarrar el terreno de juego para que no hablemos de lo que realmente es importante y para que no reconozcan que están a favor de la privatización de la Sanidad pública? Están intentando que hablemos de otras cosas. Mientras hablamos de este tipo de estupideces, no podemos afrontar los grandes retos. Uno es que los privilegiados de este país tienen que empezar a pagar impuestos y que es necesario poner en el centro los derechos de las mayorías que no se están cumpliendo. Tenemos una crisis habitacional brutal y necesitamos cuanto antes ponerle coto, eso va a tener que tocar los privilegios de muchos. Necesitamos regular el mercado del alquiler para que no haya precios abusivos y que no haya desahucios. Pero nos hemos tirado tres meses hablando de okupas, cuando estamos en una pandemia y lo importante es que a nadie se le ponga en la calle sin alternativa habitacional. Esta lógica que se intenta imponer desde las fuerzas reaccionarias lo que quiere es que no hablemos de las cuestiones centrales.

SERGI GONZÁLEZ
Mayoral, durante la entrevista

El Consejo de Ministros aprobó el pasado martes el anteproyecto de presupuestos generales. ¿Sale contento Podemos de esa negociación interna con el PSOE?

Bueno, en primer lugar hay una cuestión que nos parece clave. Siempre vamos a querer mejorar muchas cosas. Cuando vamos a unos presupuestos hechos en un Gobierno de coalición, pues tenemos concepciones distintas sobre muchas cosas. Pero hay una realidad que es que la lógica con la que afrontamos esta crisis es distinta a la de 2008. Hay un planteamiento de que el Estado se tiene que convertir en un actor fundamental para proteger a la población y necesitamos hacer que desde lo público se empuje al conjunto de la economía. En estos momentos tenemos encima de la mesa unos presupuestos anticíclicos. Va a hacer falta que entendamos que va a ser un reto como pueblo. Se han introducido elementos muy interesantes a la hora de poder afrontar esto. Modestamente hemos tenido unos avances muy significativos respecto a etapas anteriores. Salir de ese modelo neoliberal y de políticas regresivas de más de veinte años no es tan fácil, pero estamos empezando a caminar. Es importante que entendamos que para poder abordar ese camino va a ser importante que las personas que estamos en las instituciones elegidas por la población seamos capaces de empujarlo pero entender que la política es cosa del conjunto. Mirando al mundo nos damos cuenta que es así, hoy los chilenos sueñan con tener sanidad pública, educación pública y pensiones públicas. Lo que queremos nosotros es reforzar y profundizar los derechos sociales y avanzar en la garantía.

En ese avanzar hay que aprobar los presupuestos generales ahora en el Congreso. No sabemos exactamente cuál será la fórmula con la que salgan: con los socios de investidura o con Cs, como hay parte de los miembros socialsita que quieren. ¿Cuál va a salir? ¿Y qué va a hacer Podemos para que salga la de la investidura?

Lo hemos dicho con mucha claridad: la investidura te va trazando la posibilidad de abordar el futuro. Es decir, hay dos cuestiones que son centrales y que hay que profundizar porque hay una crisis profundísima. Una es la cuestión territorial, la garantía del derecho al autogobierno y el reconocimiento de la pluralidad del Estado. La segunda: la garantía de los derechos sociales del conjunto de la población que han sido desmantelados poco a poco. Esa mayoría de investidura permite poder empezar a afrontar esos retos y es la mayoría que nos puede permitir afrontarlos. Obviamente, aquellos que lo que plantean es bajarle los impuestos a los ricos y que gobiernan con la extrema derecha en determinadas comunidades a priori para mí carecen de credibilidad para afrontar esos retos. Ellos vinieron a defender otros intereses distintos y lo veo bastante improbable.

Te gustaría hacer muchísimas cosas más y te frustras porque puedes hacer lo que tienes de fuerza

¿Qué sensación le da el PSOE? ¿Está más tentado de irse con Cs o de conservar la mayoría de investidura?

Hombre, yo creo que está más tentado de mantener el Gobierno que lo tiene con nosotros. Hubo muchos años en los que se habló de la posibilidad de un Gobierno PSOE-Cs, pero finalmente lo que hemos visto es que no era viable. Y no será porque no se intentó porque hubo muchos, muchos intereses de los poderes económicos que intentaron empujar esa vía, pero nuestro pueblo no quiere esa vía. Lo ha demostrado en las urnas poniendo a cada uno en su lugar.

¿Qué salud tiene la coalición después de haber aprobado estos presupuestos?

Creemos que si está el proyecto encima de la mesa y hay posibilidades de articular mayorías, en estos momentos, partiendo de que estamos en una situación muy difícil como país y será lógicamente complicado porque venimos de culturas diferentes, hay que poner por encima los intereses de las mayorías sociales. Creo que vamos caminando razonablemente.

SERGI GONZÁLEZ
Mayoral, en la sede de Podemos

¿Habrá Gobierno hasta 2023?

Vamos a verlo, la verdad es que en política prever es muy difícil, pero podría ser. Y no es tanto esta legislatura, sino cuál es el futuro que nos planteamos a medio plazo. Y es precisamente poder superar las heridas que tenemos en la cuestión social y en la territorial. También dos cuestiones que ha puesto la población con mucha fuerza encima de la mesa: la cuestión de género y la crisis ambiental. Esos cuatro ejes tienen que marcar ese horizonte republicano al que aspiramos.

¿Es tan mala Nadia Calviño como la pintan ustedes?

No es una cuestión de buenos y malos. Lo que pasa es que cada uno viene de una cultura distinta. Nosotros de una que viene del movimiento popular y ella de una que viene de la Comisión Europea. Obviamente, tenemos que rozar porque tenemos visiones del mundo distintas, pero lo importante es poner en valor el diálogo e intentar llegar a acuerdos. Tenemos voluntad de ponernos de acuerdo.

La coalición va caminando razonablemente

¿En qué ha cambiado Podemos pisando moqueta?

Digamos que nosotros hemos empezado a ver las instituciones desde otro punto de vista y ver los límites que tiene la propia institucionalidad. Luego, muchas veces, esa lógica de que te gustaría hacer muchísimas cosas más y te frustras porque puedes hacer lo que tienes de fuerza. Nosotros tenemos 35 diputados y a veces cuando ves cosas que te abren las entrañas porque crees que son importantes es importante entender bien la correlación de fuerzas. Somos una fuerza con 35 diputados y tenemos que ser humildes, pero con esa tensión permanente de intentar empujar cuestiones que nos parecen centrales para garantizar la vida de la gente.

¿Habrá acuerdo con el PP sobre el Poder Judicial después de paralizarse la reforma del PSOE y de UP?

Hay un planteamiento patrimonial por parte de las fuerzas reaccionarias de este país, hay un concepto patrimonial del Estado. Es una cuestión grave. Desde que vimos aquel mensaje famoso de Whatsapp de Cosidó en el grupo del Senado diciendo que iban a controlar el Poder Judicial desde la puerta de atrás y finalmente dijeron que no iban a hacerlo, pues eso quería decir que lo iban a controlar por la puerta de alante. Es una cosa complicada. Me preocupa mucho escuchar al señor Casado comiéndose la mitad de un artículo de la Constitución en sede parlamentaria. Que diga que la Justicia se administra en nombre del rey y comerse una parte del artículo que dice que emana del pueblo me parece muy peligroso porque está tocando el elemento básico de la democracia. Ningún poder del Estado puede estar por encima de la soberanía popular.

Hay un concepto patrimonial del Estado por parte de las fuerzas reaccionarias

¿Es la Justicia española de derechas?

Es conservadora. Entre otras cosas, responde a la forma de acceso. Es necesario una democratización del acceso y garantizar que los programas de estudio y preparación de las oposiciones sean de carácter público. Hoy hay mucha gente que no se puede plantear acceder a la judicatura.

SERGI GONZÁLEZ
Detalle de las manos durante la entrevista

¿Se han dado un plazo para llegar a un acuerdo con el PP? ¿Estarían dispuestos a seguir con su reforma si no logran ese consenso con los populars?

Sinceramente, creo que no existe voluntad por parte del PP. Y es un peligro que un Consejo General del Poder Judicial caducado siga haciendo nombramientos. Es necesario garantizar que se producen las renovaciones de los órganos constitucionales.

Este viernes ha declarado el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz por la operación Kitchen en la Audiencia Nacional. Pablo Casado dice que es algo del pasado. ¿Cree que es así?

Recuerdo cuando compareció Fernández Díaz para hablar del uso partidista en el Congreso cuando no se sabía nada de Kitchen, decía lo mismo, que era del pasado. La realidad es que es una cuestión del Estado. ¿Se puede utilizar para intentar sustraer pruebas a la Justicia o para perseguir a la oposición como se hizo con Podemos utilizando a la policía política y haciendo informes falsos para subvertir el proceso democrático? ¿Es admisible que una persona como Victoria Rosell no se pudiera presentar a las elecciones cuando era la que iba a ganar en su circunscripción porque hay una querella impulsada por un ministro offshore como Soria y que acaba en una condena de seis años y medio contra el juez que impulsó ese procedimiento? Eso ataca directamente a la democracia. Tiene que haber una reflexión social y, a veces, desde los propios medios de comunicación se entra mucho a la espuma pero no se va a lo esencial. Lo que han hecho ha sido atacar a la democracia y pensar que pueden estar por encima de la ley.

Es un peligro que un Consejo General del Poder Judicial caducado siga haciendo nombramientos

Por un lado están las órdenes políticas que supuestamente dieron, según el juez, pero, por otro, está la responsabilidad de los policías que estuvieron en la operación. ¿Pueden estar seguros los ciudadanos españoles de que hay una Policía que no se deja corromper o habría que reflexionar sobre eso?

Recuerdo que vi una entrevista que le hizo Carmen Maura a Villarejo hace muchos años en la que le preguntaba si la Policía ganaba lo suficiente para ser honesta. Él decía que no. Es una persona que viene de la brigada políticosocial que dirigía el señor Conesa. Es necesario ventilar y que, cuando se hacen cosas que no están bien, se asuma la responsabilidad. ¿Hay muchos profesionales que están haciendo bien su trabajo? Sí. Y cuando se protege como se hizo con el señor Villarejo cuando hubo una investigación y el señor Fernández Gago cerró un informe diciendo que no había ningún atisbo de ilegalidad, se estaba insultando fundamentalmente a los funcionarios policiales que están cumpliendo con la legalidad.

Hablando de tribunales, el juez ha archivado la causa de la caja B de Podemos, en la que se apuntaba a usted directamente. ¿Qué le parece?

Lo normal, lo que no tiene sentido es que se haya abierto. Es la Caja de Solidaridad. No sé si nos damos cuenta de que hablan en los mismos términos en los que se imputaron al PP y es todo lo contrario: el PP tenía una caja B que estaba surtida con dinero de empresarios que se repartían en sobres entre los dirigentes para la concesión de obra pública. Nosotros estábamos donando a una caja para no cobrar nuestros sueldo completo y donar a proyectos sociales. Se parece como un huevo a una castaña, pero hay una estrategia de intoxicación. Como decía Pablo Iglesias, ustedes de lo que están intentado acusarme es de ser un dirigente del PP y no soy un dirigente del PP. Intentan decir que el de enfrente es la misma basura que tú. Una cosa increíble.

SERGI GONZÁLEZ
Rafa Mayora, en la entrevista

Lo que sí queda pendiente es la petición del juez al Tribunal Supremo para pedir la imputación del vicepresidente Iglesias. ¿Cree que lo imputarán?

Me parecería increíble. Es un procedimiento judicial que se abre porque al jefe de una trama criminal y mafiosa le intervienen miles de archivos y en tres dispositivos tiene los extraídos de un móvil sustraído a una asesora de Iglesias. Hay de todo, chats, fotos y documentos del partido de estrategia electoral. No solo eso, en la primera versión del informe PISA aparecen datos que estaban dentro del móvil. Además, el señor Villarejo dice que entregó esos archivos a la Dirección Adjunta Operativa, donde estaba adscrito como policía, y los señores de Interviú dicen que se los dieron porque los pidió como funcionario policial. Es decir, un funcionario adscrito a la DAO investigaba a uno de los partidos de la oposición. Nada de eso se ha investigado, se han dedicado a investigar a la víctima. Resultaría muy increíble que el responsable del espionaje ilegal y de fabricación de pruebas contra Pablo Iglesias fuera el propio Pablo Iglesias. En algún momento se va a imponer la racionalidad, estoy convencido.

Me parecería increíble que se imputara a Iglesias

Cuando hablaba antes de la Justicia, mencionaba al rey. ¿Habrá algún día un referéndum sobre monarquía o república?

No sé si habrá un referéndum sobre monarquía o república, de lo que estoy convencido es de que va a haber república. No tengo ninguna duda al respecto, no sé cuándo, pero creo que todas las instituciones del Estado deben estar sometidas al mandato popular y que todos aquellos que ejercen responsabilidades de Estado tienen que responder ante el pueblo. La mejor manera de resolverlo es a través de una urna.

¿Qué le parece que el rey emérito esté en Emiratos Árabes?

Creo que es una crónica de la implosión de una institución. El problema no es Juan Carlos, sino pensar que puedes tener como jefe del Estado a un irresponsable. Porque la Constitución lo dice: el jefe del Estado no está sujeto a responsabilidades, es decir, un irresponsable. La Jefatura del Estado no puede estar en manos de un irresponsable.

Estoy convencido de que va a haber una república

¿Y el papel de Felipe VI?

Sinceramente creo que se ha equivocado mucho. La identificación de Felipe VI con los sectores de la derecha no le va a hacer mucho bien a la institución, sinceramente. Me parece que el papel que tuvo el 3 de octubre fue bastante malo porque, en vez de tender puentes, los voló todos por los aires. Creo que la filtración que se hizo de la conversación con Carlos Lesmes fue un error de bulto. Lo que se ha hecho con respecto al emérito de mantener la asignación durante un año a pesar de conocer los negocios turbios no le dejan en una buena situación.

Hemos escuchado a Corinna decir que en Zarzuela había hasta una máquina para contar dinero. 

No me gusta hablar de lo que dicen que dicen o de lo que puedan decir. Son mucho más interesantes los documentos que se ponen encima de la mesa: hay escrituras de fundaciones con sede en paraísos fiscales a nombre del emérito y figura en los beneficiarios la lista completa de la familia real.

¿Qué ha pasado con Adelante Andalucía y Teresa Rodríguez? ¿Por qué han decidido expulsarles del grupo parlamentario?

Es una cuestión que se ha resuelto en Andalucía.

¿No ha tenido nada que ver la dirección nacional?

Es una cuestión andaluza. A mí me da mucha pena, pensaba que se iba a poder resolver por medio de un acuerdo. Pero ha intentado echar a Podemos Andalucía y a IU Andalucía de Adelante cuando eran los dos partidos que hicieron la coalición y le ha salido el tiro por la culata. Cuando abandonas a las formaciones que conforman la coalición, no puedes pretender echar a las fuerzas que conforman a la coalición. Desgraciadamente ha ocurrido esto, a mí me da mucha pena.

No se ha despedido a Teresa Rodríguez, se le ha dejado fuera del grupo porque ha abandonado el grupo

La hemos escuchado diciendo que esto se ha hecho durante su baja por maternidad.

Sinceramente, es enturbiar las cosas. Si estás activa para cambiar cuentas, estás activa para que te saquen del grupo. No se le ha despedido, se le ha dejado fuera del grupo porque ha abandonado el grupo. Ha abandonado Podemos y antes de que echara a todo el mundo pues ella es la que se ha quedado fuera.

Podemos tiene un problema que se vio en las últimas elecciones gallegas, la falta de implantación territorial. ¿Cómo piensan resolverlo? ¿Cree que se van a quedar siendo solo una fuerza a nivel estatal?

No, lo que pasa es que creo que hemos hecho muy mal las cosas en Galicia y el pueblo es sabio. Creo que tenemos que saber aprender de los golpes que sufres. Es necesario trabajar en el ámbito de lo territorial y construir una organización que se enraice sobre el conjunto del territorio.

SERGI GONZÁLEZ
Rafa Mayoral contesta a las preguntas

Tanto que han hablado de la casa en Galapagar de Iglesias y Montero, ha trascendido que el líder de Vox, Santiago Abascal, no ha declarado en el Congreso la compra de una vivienda.

Así son, no creo que nos vayamos a sorprender ahora de donde vienen, todos son de apellidos compuestos. Tienen una manera muy peculiar de hacer las cosas, también es cierto que el portavoz de Vox en Andalucía ha tenido algún que otro problema.

El presidente del Gobierno decía en la moción de censura que España derrotaba a la ultraderecha. ¿Cree que eso ha pasado o que hay que estar vigilante?

Hay que estar vigilantes esencialmente con las fuerzas reaccionarias. Un partido de ultraderecha juega un papel pero la corriente reaccionaria no es solo ese partido de ultraderecha. Las fuerzas reaccionarias son aquellas que se empeñan en hablar de ocupaciones en vez de emergencia habitacional y no quieren hablar de subidas abusivas de los alquileres. Quieren básicamente que busquemos una lógica en las que nos enfrentemos los unos a los otros, la lógica del darwinismo social de enfrentarnos los unos a los otros y, sobre todo, la aporofobia, el odio a los pobres. La extrema derecha y las fuerzas reaccionarias son una amenaza para la sociedad democrática, pero, sobre todo, para la salud pública en tiempos de pandemia.

Fuente:

El ex número dos de Interior declara ante el juez que mantenía informado a Fernández Díaz sobre la ‘operación Kitchen’

El exsecretario de Estado de Seguridad ha señalado que el entonces ministro del Interior le preguntó por Sergio Ríos, el chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas que era confidente en la operación parapolicial.

Francisco Martínez

El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (i) junto a sus abogados a su llegada este jueves a la Audiencia Nacional en Madrid. — Chema Moya / EFE

PÚBLICO | AGENCIAS

El exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez ha declarado este jueves en calidad de imputado ante el juez de la Audiencia Nacional que el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz estaba al tanto de la operación Kitchenun operativo parapolicial organizado por el comisario jubilado y en prisión preventiva José Manuel Villarejo para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas y su mujer, tal y como ha informado Efe.

Asimismo, según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, Martínez ha declarado que el entonces ministro del Interior le preguntó por Sergio Ríos, el chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas que era confidente en la operación Kitchen, y que le pidió que se interesase por el asunto. Durante su declaración, que aun prosigue, Martínez ha explicado que con ese nombre que le dio Fernández Díaz, él fue al director Adjunto de la Policía (DAO) Eugenio Pino para indagar sobre Ríos.

También, ha apuntado que en un momento dado decide protocolizar los mensajes recibidos por Fernández Díaz ante notario porque se siente dolido por las declaraciones que éste hace diciendo que desconocía la operación.

Esta operación parapolicial, organizada para espiar tanto al extesorero como a su mujer en 2013, fue sufragada con fondos reservados y al margen del control judicial para sustraer a Bárcenas la información sensible del PP que guardaba y así poder ocultársela a la justicia.

Con todo, Martínez ha subrayado ante el juez que el hecho de que el exministro manifestase que no sabía nada de ese operativo, algo que ha reiterado que es falso, no significa que las actuaciones fueran ilegales.

Tercera vez que acude a declarar

La de este jueves es la tercera vez que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García-Castellón, le llama a declarar por estos hechos desde que le imputó el pasado mes de enero por su posible implicación en el operativo sufragado con fondos reservados y al margen del control judicial para sustraer a Bárcenas la información sensible del PP que guardaba y así poder ocultársela a la justicia.

En esa primera ocasión, el que fuera número dos del Ministerio dirigido por Jorge Fernández Díaz guardó silencio, ya que se acogió a su derecho a no declarar alegando que las actuaciones se encontraban bajo secreto de sumario.

Más tarde, el magistrado instructor le volvió a citar el pasado 20 de julio una vez que el Consejo de Ministros autorizara al que fuera secretario de Estado a hablar sobre asuntos clasificados como secreto oficiales, si bien Martínez volvió a declinar declarar por continuar la pieza 7 del caso Tándem bajo secreto de sumario.

Ahora, una vez que el secreto sumarial ya no afecta a la causa y después de que afirmara en declaraciones a un medio de comunicación que iba a «contar al juez todo» lo que sabe sobre esta operación policial que tuvo lugar en 2013, García-Castellón le ha vuelto a citar a declarar al entender que el encargo partía de los «órganos superiores del Ministerio del Interior» y que sus responsables fueron quienes habrían «dirigido y coordinado toda la operativa».

Así lo explica el instructor en el auto en el que fija la nueva citación y en el que además imputa al exministro Jorge Fernández Díaz, quien declarará el viernes. En el mismo apunta que los fondos reservados deben ser controlados por el ministro y por el secretario de Estado de Seguridad.

Son varios los investigados los que han señalado a Martínez como responsable de los fondos reservados y como la persona que estaba al tanto del operativo. Uno de ellos fue el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional, el comisario Enrique García Castaño que aportó a la causa el contenido de dos móviles sustraídos a Luis Bárcenas durante el operativo y que él mismo volcó en un ordenador portátil adquirido ex profeso para poder mostrar la información al que fuera ‘número dos’ de Interior.

También leyó tres mensajes de Whatsapp que le habría reenviado el sacerdote Silverio Nieto y que procedían de Martínez, en los que el exsecretario de Estado comentaba que su abogado le había indicado que debía «entregar en el juzgado unas actas notariales en las que constan los mensajes recibidos a lo largo de 2013-2014, con instrucciones muy claras y explícitas sobre los supuestos ‘operativos policiales’ de las que trata todo esto (cuya legalidad siempre me pareció clarísima) y que necesariamente conlleva la situación de Jorge y probablemente Rajoy».

Los mensajes entre Fernández Díaz y Martínez

El juez de la Audiencia Nacional sustenta su citación en estos mensajes, así como en la transcripción de los sms cruzados entre Fernández Díaz y su número dos -registrados ante notario y aportados a la causa- pues, tal y como expone en el auto, se desprende que hablan del chófer de Bárcenas. El exministro le pedía total coordinación y medios porque debían «conseguir esa info», señala la resolución.

Con esos mensajes y otra conversación entre ambos de 2013 en la que hablan de una operación de volcado de dos iphones y un ipad que se habría realizado con éxito y que contendrían información para la defensa jurídica de Bárcenas, el juez coloca en la diana de la instrucción a los dos ex altos cargos de Interior.