Margarita Robles: la ministra que se deja querer por la derecha

Sus buenas relaciones con los mismos medios que atacan al titular de Interior, Fernando Grande Marlaska, molestan mucho en el seno del Consejo de Ministros

Hacer un repaso por la hemeroteca es confirmar que a la ministra de Defensa la quieren bien en los medios de comunicación de la derecha que, día sí y día también, dedican toda su artillería pesada contra el Gobierno de coalición y sus dos máximos estandartes: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Margarita Robles (León, 1956), hija de una familia adinerada durante el franquismo, siguió la estela de su padre, abogado, y estudió Derecho. Si bien, consiguió dar un salto más y se hizo magistrada con solamente 25 años, siendo una de las primeras juezas de España.

Más felipista que el propio Felipe González, no en vano fue el felipisimo quien la sacó de la judicatura en 1993 para nombrarla subsecretaria de Estado de Justicia, que supondría el primer paso de una carrera apoteósica dentro de la estructura del Estado. Robles ha sido secretaria de Estado de Interior; vocal del Consejo General del Poder Judicial –a propuesta del PSOE-; ministra de Asuntos Exteriores; portavoz socialista en el Congreso, y, desde junio de 2018, ministra de Defensa.

Considerada una mujer de orden, sus buenas relaciones con los mismos medios que atacan al ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, molestan mucho en el seno del Consejo de Ministros. De todos los ministros, es la única que se muestra inflexible a reestructurar gastos de su departamento para dedicarlos a la urgencia social y sanitaria derivada del Covid19.

Mientras que la brunete mediática usa un lenguaje de odio y fake news contra el Gobierno de España, a la ministra Robles le dedican loas de difícil digestión. “La discreta y leal señora Robles” o “la bombera de Sánchez que apaga los incendios de Iglesias y del ministro de Justicia” son sólo algunos de los titulares que le han dedicado a Robles, mientras que a Grande Marlaska lo acusaban de golpista.

Hasta la mismísima Cayetana Álvarez de Toledo, cuyo extremismo y exabruptos verbales molestan incluso a miembros del PP, ha salido en defensa y aplaudido los comentarios de la ministra de Defensa: “Están a un paso de llamar golpista a Margarita Robles”, dijo la diputada del PP durante la crisis que sufrió Marlaska con la cúpula de la Guardia Civil, por el informe falso salido de la Comandancia de Madrid y que supuso el cese de Pérez de los Cobos por falta de confianza. En lugar de salir en defensa de Marlaska, Robles negó comportamientos antidemocráticos en el seno de la Benemérita, cuerpo al que le niega derechos civiles como la sindicación o asociación, como reclaman guardias civiles vinculados al sector renovador y progresista, para lo que sería preciso desmilitarizar la Guardia Civil y asemejarla al estatus de la Policía.

Felipista hasta la médula

A la reacción del secretario provincial del PSE en Guipúzcoa, Eneko Andueza, que a unas declaraciones de Felipe González, en contra del Gobierno de coalición, pidió la expulsión del PSOE del expresidente por estar “muy lejos del partido conceptualmente y como militante”, la ministra Robles se revolvió como gato panza arriba y salió a ensalzar su figura, lo que, por supuesto, le valió también los aplausos y titulares merengados de los medios de comunicación, entre ellos la Cadena Ser, donde la defensa de Felipe González es dogma de fe.

Durante el acoso que ha sufrido el Gobierno de España por parte de la derecha, debido a la manifestación del 8M, que finalmente ha quedado archivada judicialmente pero que como relato ha funcionado para culpar al feminismo de la expansión del contagio del coronavirus, Robles no es que no saliera a defender al movimiento feminista, sino que afirmó, en una entrevista publicada por ‘El País’, que “no he ido nunca a manifestaciones del 8M”.

El pasado conservador de Robles viene de tiempo atrás. Ya en 2010, cuando era miembro del Consejo General del Poder Judicial, fue recusada por el entonces magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, por ser una de los tres vocales que más animadversión mostraron contra el exjuez que investigó el caso Gürtel, finalmente apartado de la carrera judicial a instancias de los cabecillas de la trama corrupta vinculada al Partido Popular. La enemistad de ambos se remonta a la instrucción del ‘Caso Gal’, realizada por Baltasar Garzón, que terminó destapando la existencia de un cuerpo parapolicial en el seno del Gobierno de Felipe  González.

En una entrevista de 2017, emitiada en el programa ‘Salvados’ de La Sexta, el comisario Villarejo, actualmente en prisión, afirmó que la ministra Margarita Robles le encargó un informe contra el juez Baltasar Garzón con la intención de “destruirlo”. El propio Baltasar Garzón confirmó la versión de Villarejo y aseguró que él mismo pidió explicaciones a Robles por el informe Véritas, aunque ésta nunca se las dio.

Actualmente, la ministra Robles permanece como verso suelto dentro del Gobierno de coalición, después de su destitución como ministra-portavoz, cargo que ejerció en la breve legislatura tras la moción de censura, por falta de sintonía con Pedro Sánchez y su “escaso rendimiento”, según fuentes de Moncloa.

 

Pablo Iglesias: “Esto no va de pedir el voto, esto va de que los barrios trabajadores vayan a votar”

El candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, se ha reunido este sábado en Parla con organizaciones de la sociedad civil que defienden la educación y la sanidad públicas

El El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, en Parla – UNIDAD PODEMOS

Pablo Iglesias, candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, ha condicionado el cambio de gobierno a que voten los barios trabajadores. “Esto no va de pedir el voto, esto va de si gana la mayoría, de que Parla y los barrios trabajadores vayan a votar. Si eso ocurre, claro que pueden cambiar las cosas”, ha señalado. Iglesias se ha reunido este sábado en Parla con organizaciones de la sociedad civil que defienden la educación y la sanidad públicas.

Imagen
Iglesias se ha reunido en Parla con organizaciones de la sociedad civil que defienden la educación y la sanidad públicas. 

La visita a este municipio del sur de la Comunidad de Madrid ha comenzado por la explanada donde está previsto, desde la anterior legislatura por los gobiernos del PP, la construcción de un instituto público. Esta es una de las reclamaciones históricas de Parla, junto a la construcción también de un colegio público y una mayor inversión en profesorado que permita disminuir las elevadas ratios de las aulas.

Las asociaciones por la defensa de la sanidad pública han denunciado el abandono de la Comunidad de Madrid a los territorios del sur, donde los ambulatorios siguen cerrados por la pandemia y donde la falta de inversión ponen en peligro la atención a enfermedades no covid.

«Estos problemas de transporte, de sinhogarismo, de falta de inversión en infraestructuras educativas y sanitarias, no se pueden entender en una región como la Comunidad de Madrid. Esto no va de pedir el voto, esto va de si gana la mayoría, de que Parla y los barrios trabajadores vayan a votar. Si eso ocurre, claro que pueden cambiar las cosas», ha señalado Iglesias al término de la reunión.

Imagen

Al encuentro le han acompañado los y las candidatos a la Comunidad de Madrid Isa Serra, Alejandra Jacinto, Jesús Santos y la portavoz de Podemos Parla, Leticia Sánchez.

Las asociaciones que han asistido han sido Unión de AMPAS, Plataforma por la Escuela Pública, Inclusión real Ya, Plataforma pensionistas de Parla, Plataforma con Parla no se juega, Parla Obrera y Popular, Parla Cuida.

ARTÍCULO 47 DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA «vivienda digna y adecuada.»

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

El año electoral alemán arranca mal para la CDU «post Merkel» e impulsa a los Verdes

El «superaño» electoral alemán arrancó con victorias a escala regional para verdes y socialdemócratas, mientras que los conservadores recibieron un mazazo que se veía venir, a seis meses de las elecciones generales que marcarán el adiós al poder de la canciller Angela Merkel.

Los verdes se ratificaron como primera fuerza en el próspero «Land» de Baden-Württemberg, con un 32,8 % de los votos; el Partido Socialdemócrata (SPD) lo hizo en Renania Palatinado (oeste) con un 35,7, según datos provisionales de las autoridades regionales a las 21.00 GMT, dos después del cierre de los colegios.

La Unión Cristianodemócrata (CDU), por contra, se hundió con un 23,6 % en el sur y el 26,5 % en el oeste. Son mínimos históricos en ambos «Länder» para esa formación, sin un liderazgo consolidado para su «era post Merkel» y debilitada por el goteo de casos de corrupción revelados en el grupo parlamentario conservador.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) sufrió una notable caída de votos tanto en Baden-Württemberg como en Renania Palatinado, con un 10,1 y un 8,3 %, cinco puntos menos que en las anteriores regionales en ambos «Länder».

EL PULSO POR LA CANDIDATURA

El batacazo conservador era previsible por razones regionales y nacionales. Los respectivos jefes de gobierno, el verde Winfried Kretschmann y la socialdemócrata Malu Dreyer, están muy bien valorados por sus conciudadanos, como exponentes de políticos cercanos, serios y eficientes. El primero ha gobernado esta legislatura con la CDU como socio menor, mientras que la líder de Renania lo hizo con verdes y liberales.

La situación es, en cambio, extremadamente delicada para la CDU. El partido de la canciller y su hermanada Unión Socialcristiana (CSU) deben consensuar aún su candidatura para las generales. Hay un pulso interno entre el líder de la CDU, el centrista Armin Laschet, en el puesto desde enero, y el derechista Markus Söder, de la CSU.

Ambas formaciones están sacudidas por el escándalo de las comisiones que cobraron tres diputados por la compra de mascarillas anti covid o negocios con Azerbayán. Dos de ellos eran de la CDU y, el tercero, de la CSU. Los tres han dejado ya el grupo conservador.

A Söder se le atribuía cierta ventaja en el pulso por la candidatura común por su mayor popularidad. Ahora están tanto él como Laschet presionados por la mácula de la corrupción.

Es ésta una cuestión más que tóxica en un año electoral donde el tema dominante es obviamente la gestión de la pandemia. La ciudadanía está entre agotada tras cuatro meses de cierre casi total de la vida pública y decepcionada por la lentitud o desorganización de la campaña de vacunación.

LOS VERDES, ENCAMINADOS AL FUTURO GOBIERNO

La victoria de Kretschmann, de 72 años y miembro fundacional de los Verdes, da ímpetu a la formación ecologista, que tiene casi asegurado un puesto en la futura coalición alemana, sea quien sea quien la lidere.

Otra gran coalición entre conservadores y socialdemócratas se da por descartada por los partidos implicados. Una alianza entre la CDU/CSU con los Verdes es la fórmula con más probabilidades de prosperar en las generales; pero incluso un hipotético frente de centro-izquierda implicaría necesariamente a los ecologistas, lo mismo que un tripartito con los liberales.

También los Verdes deben decidir quién liderará la candidatura al Bundestag. Hace un año, todo apuntaba a su co-presidente, Robert Habeck; con la pandemia ha decaído la valoración ciudadana hacia este líder, carismático pero sin gran competencia en temas económicos, mientras crecen las perspectivas de la co-presidenta Annalena Baerbock, con mayor instinto político.

EL PARADÓJICO CONTINUISMO SOCIALDEMÓCRATA

El SPD se adelantó al elegir ya el año pasado a su candidato; elección que recayó en el vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz. Los sondeos no le dan opciones de victoria. Su partido está en tercera posición, tras CDU/CSU y Verdes.

Pero si los conservadores no logran un candidato convincente que aglutine al centro político, el SPD podría salir ganando. Scholz representaría, paradójicamente, la alternancia en la Cancillería y, a la vez, la continuidad respecto a Merkel. Ambos comparten la misma línea centrista, aunque desde partidos distintos.

LA ULTRADERECHA Y SUS TIROS AL PIE

La AfD perdió fuelle, algo notorio en Baden-Württemberg, donde en 2016 obtuvo un 15,1 %, su máximo fuera del este del país. Fue una caída de votos que apunta a su división interna. AfD está escindida en ese «Land» y a escala nacional, donde el ala radical y los llamados moderados se vapulean en público desde hace meses.

A ello se suma la amenaza de caer bajo el radar del espionaje de Interior en tanto que partido extremista, algo que está pendiente de la Justicia. La definición de extremista teóricamente ahuyenta al elector no identificable como radical, sino surgido del voto de protesta.

Gemma Casadevall

Cintora entrevista a Pablo Iglesias en la Televisión pública: Las cosas claras

Completísima entrevista a Pablo Iglesias en el programa Las Cosas Claras de Jesús Cintora. Jamás un vicepresidente del gobierno ha hablado tan claro en televisión.

Ahora toca votar y votaré por sus políticas por la mayoría de Españoles decentes. Gran político y decente y antifascista. España merece que alguien trabaje honrada y decente. No nos merecemos mentiras, embustes, impunidad, corrupción y que Sánchez respete lo pactado con Unidas Podemos. Fuera el fascismo, fuera el odio, fuera la muerte. Gracias Pablo Iglesias.

La izquierda, ante el reto de entrar con tres listas a la Asamblea de Madrid y superar el resultado de las elecciones del tamayazo

La izquierda concurrirá en las próximas elecciones anticipadas de la Comunidad de Madrid dividida en tres listas. Tres papeletas para unas fuerzas progresistas que llevan sin ganar en la suma de sus votos unos comicios desde 2003. Aquel año, el socialista Rafael Simancas e Izquierda Unida lograron un escaño más que el PP de Esperanza Aguirre, pero dos tránsfugas del PSOE impidieron que Simancas pudiera gobernar, en el histórico ‘tamayazo’. Las elecciones se repitieron y Aguirre, a la segunda, ganó por mayoría absoluta. El bloque de la izquierda solo ha vuelto a sumar más votos que los conservadores una vez: en 2015, cuando tampoco sirvió de nada. La candidatura de IU Madrid encabezada por Luis García Montero se quedó por debajo del 5% de los votos y no obtuvo representación, dando otra mayoría parlamentaria a la derecha.

Las 72 horas que llevaron a Pablo Iglesias a ser candidato en MadridLas 72 horas que llevaron a Pablo Iglesias a ser candidato en Madrid

En el PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos-IU creen que un escenario similar al de 2015 no volverá a repetirse este 4 de mayo. Era un riesgo –consideran todas las formaciones– hasta que Pablo Iglesias decidió este lunes dar un giro inesperado y presentarse como candidato de la coalición de Podemos e IU. Iglesias dejará la vicepresidencia segunda del Gobierno en las próximas semanas para evitar que su partido desaparezca del Parlamento regional, aunque ha fracasado en su intento de encabezar una candidatura unitaria para concurrir con sus excompañeros de partido, ahora en Más Madrid.

La candidata de la formación Mónica García rechazaba su oferta solo un día después. «Está claro que todas las opciones superan la barrera del 5% del voto y no hay que tener miedo a que se desperdicie con un solo voto», justificaba García su ‘no’ a Iglesias. García liderará una lista en solitario. Una vez aclarado que habrá tres candidaturas, y que todas creen que tienen opciones de lograr la ansiada representación, lo importante, coinciden las formaciones, es sumar en conjunto más que el bloque de la derecha que se presentará también dividida en tres.

Que todas entren en la Cámara de Vallecas no basta. En las últimas autonómicas de hace dos años, las listas progresistas consiguieron ese objetivo pero sirvió de poco porque la suma de PP, Ciudadanos y Vox logró más votos y escaños e Isabel Díaz Ayuso, aunque perdió las elecciones que ganó el socialista Ángel Gabilondo, pudo convertirse en presidenta de la Comunidad de Madrid. El PP sufrió, pero pudo respirar aliviado porque mantuvo uno de sus feudos más importantes.

El objetivo de sumar más que el bloque de la derecha es especialmente difícil a tenor de los resultados electorales en las últimas dos décadas en Madrid. La derecha, cuando más votos ha obtenido, ha alcanzado los dos millones de sufragios en Madrid, en las generales de 2011 y en las de abril de 2019. El bloque de la izquierda no ha conseguido superar los 1,7 millones desde 2004, en las generales que se produjeron tras los atentados yihadistas del 11 de marzo. En unas autonómicas, en las que normalmente la participación baja, nunca han sumado más del 32,8% del censo (2003), frente al 37,6% de la derecha (2011).

Es una diferencia considerable de votos y todos coinciden en que se la juegan precisamente en la participación, es decir, en la capacidad de movilizar al electorado en un momento, además, especialmente delicado por la pandemia. Como se observa en el gráfico, la abstención es mayor en unas elecciones autonómicas que en unas generales.

En las últimos comicios, los de 2019, la derecha alcanzó el 35,7% del censo solo superada por la repetición electoral de 2003 tras el ‘tamayazo’ (37%). Los expertos creen que la llegada de Iglesias puede movilizar, aunque en ambos sentidos. Podríamos estar, defienden, ante las elecciones autonómicas con más participación a pesar incluso de la crisis de la COVID-19.

¿Hay alguna opción real de darle una vuelta al tablero? En 2015, en el Ayuntamiento de Madrid, una plaza aún más conservadora, la candidatura de unidad de Ahora Madrid en torno a la figura de Manuela Carmena logró hacerse con el Gobierno municipal, con el 32,8% de los votos. Carmena, en suma con el PSOE, logró el mejor resultado de la izquierda de las últimas dos décadas, pero fue a costa también de que el electorado conservador se quedase en casa. La candidata del PP, Esperanza Aguirre, no movilizó como cuando ganaba con mayorías absolutas, en parte lastrada por los casos de corrupción de su entorno.

Cuatro años después, en 2019, la izquierda bajó apenas una décima, pero la derecha logró movilizar a más electorado y desbancó a Carmena del poder. En esas elecciones, una candidatura de confluencia de IU con Anticapitalistas no logró representación en el Ayuntamiento, pero aunque hubiera entrado no habría cambiado la mayoría de la derecha.

El PSOE, convencido de que quedará primero

En el PSOE dan por hecho que quedarán en la primera posición de la izquierda, aunque reconocen que reeditar la victoria puede ser complicado por el posible aglutinamiento de la derecha en torno a Isabel Díaz Ayuso. Aún así, la estrategia de campaña será repetir que fue Ángel Gabilondo el vencedor hace dos años.

Respecto a la irrupción de Iglesias en el tablero, en la dirección del PSOE-M admiten que tienen «sentimientos encontrados». Por un lado, confían en que sirva para movilizar a la izquierda ante la oportunidad de desbancar al PP tras 26 años ininterrumpidos de poder; pero por otro lado, lamentan que no haya habido confluencia a su izquierda. «Nos centra demasiado», reflexiona un dirigente respecto al espacio que Unidas Podemos y Más Madrid dejan a Gabilondo.

La intención es que el portavoz socialista pueda ‘pescar’ del electorado que pierda Ciudadanos, pero reconocen que es «más conservador» que en Catalunya por lo que temen una desbandada hacia el PP que no pueda rentabilizar el PSOE, como sí ocurrió en cierta medida con Salvador Illa. En las filas socialistas admiten, además, que Gabilondo ha quedado desdibujado en su labor de oposición, aunque confían en que pueda marcar un perfil propio frente a la polarización de la campaña que protagonizarán Ayuso e Iglesias. Algunas fuentes consultadas consideran que Iglesias moviliza al electorado de derechas, aunque otros socialistas sostienen que esos votantes siempre van a votar.

En la parte socialista del Gobierno ven, además, arriesgada la operación de Iglesias, a quien sitúan por detrás del PSOE. Sin embargo, dan por hecho que si las tres formaciones de izquierdas suman, habrá cambio en la Puerta del Sol. El gran temor era que Unidas Podemos se quedara sin representación –en 2019 tan solo consiguió medio punto más del 5% necesario– y con Iglesias queda disipado. Confían en que Más Madrid también lo supere, pese a la competición en la izquierda.

El objetivo de Más Madrid: quedar por delante de Iglesias

Más Madrid daba este martes un portazo a la candidatura unitaria propuesta por Iglesias y peleará por mantener la segunda posición del bloque progresista. La candidatura encabezada por Mónica García plantea una campaña de suma de la izquierda en la que todos dirijan sus ataques al mismo objetivo: Isabel Díaz Ayuso y la extrema derecha: «Si cada uno juega el rol que le toca, siendo responsable y remando al mismo objetivo, no me cabe duda de que sumaremos», decía García en su comunicado.

Otro de los miedos es que Iglesias acabe movilizando más a la derecha que a la izquierda y su llegada a la política madrileña beneficie a Ayuso y a Vox. «Pablo polariza mucho y no sé hasta qué punto esto puede ser bueno más allá de que Podemos entre en el Parlamento», aseguran fuentes de la formación.

En la formación esperan contar con la presencia de la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena en la campaña, como confirmaba este martes Rita Maestre. Carmena sigue siendo un activo para ellos por el voto que sigue arrastrando de un electorado más próximo a los socialistas.

El otro líder importante de la formación es Íñigo Errejón, diputado nacional, pero algunas voces consideran que con el aterrizaje de Iglesias quizá sea más sensato que tenga un perfil más bajo, al poder despertar animadversión por su batalla con el aún vicepresidente. «Puede acabar siendo contraproducente porque Mónica tiene buena imagen en el electorado de Podemos e Iñigo puede provocar concentración del voto en Pablo», defienden algunos dirigentes.

Unidas Podemos, lo opuesto a Ayuso

En el equipo de Iglesias ven difícil arrebatar el Gobierno al PP, aunque creen que hay margen si Ciudadanos desaparece y sus escaños entran en disputa. La idea de superar al PSOE de Ángel Gabilondo no parece tampoco sencilla, aunque factible según se desarrolle la campaña. Mucho más factible ven quedar por encima de Más Madrid con quien, pese a la negativa a una confluencia, Iglesias no tiene previsto confrontar. «Máximo respeto a la decisión de los dirigentes de Más Madrid. Ahora, a salir con todo para frenar a los ultras y ganar Madrid», dijo Iglesias en redes sociales este martes.

Iglesias era consciente de que un derrumbe en Madrid podría ser el final definitivo de Podemos. Su intención ahora, según ha declarado, es polarizar con Díaz Ayuso.

En una entrevista este lunes conminaba al PSOE a «dividirse los papeles» para abarcar el máximo electorado posible. Contaba para ello con la reunificación con Más Madrid, pero Mónica García rechazó este martes la oferta de unas primarias abiertas, por lo que habrá tres candidaturas de izquierdas el 4 de mayo.

Fuente: (https://www.eldiario.es/madrid/tres-izquierdas-lanzan-precampana-objetivo-superar-33-votos-elecciones-tamayazo_1_7316106.html)

China supera por primera vez a Estados Unidos como principal socio comercial de la UE

Aunque sufrió el fuerte impacto de la pandemia de coronavirus en el primer trimestre del año pasado, China se recuperó vigorosamente y el consumo incluso superó su nivel de hace un año ya a fines de 2020.

    

default

China superó a Estados Unidos en 2020 y por primera vez como el principal socio comercial de la Unión Europea (UE), indicó la agencia europea de estadísticas Eurostat este lunes (15.02.2021).

Eurostat señaló que el volumen comercial con China alcanzó los 586.000 millones de euros en 2020, en comparación con los 555.000 millones de euros en la relación con Estados Unidos.

La agencia también detalló que las exportaciones de la UE a China aumentaron 2,2%, hasta 202.500 millones de euros, mientras que las importaciones de China al bloque crecieron 5,6%, hasta 383.500 millones de euros.

Las exportaciones de la UE hacia Estados Unidos cayeron 13,2% en el mismo período y las importaciones 8,2%.

¿Qué tan amigos serán la UE y Biden?

Mientras tanto, Reino Unido, que ya no es parte de la UE, fue el tercer socio comercial más importante, luego de Estados Unidos.

Aunque sufrió el fuerte impacto de la pandemia de coronavirus en el primer trimestre del año pasado, China se recuperó vigorosamente y el consumo incluso superó su nivel de hace un año ya a fines de 2020.

Esto ayudó a impulsar las ventas de productos europeos, particularmente en los sectores de automóviles y artículos de lujo, mientras que las exportaciones de China a Europa se beneficiaron de la fuerte demanda de equipos médicos y electrónicos.

El destronamiento de Estados Unidos se produjo en momentos en que la UE y China buscan ratificar un acuerdo de inversión negociado durante varios años y que daría a las empresas europeas un mejor acceso al mercado chino.

Fuente: (https://www.dw.com/es/china-supera-por-primera-vez-a-estados-unidos-como-principal-socio-comercial-de-la-ue/a-56575954)

Cataluña: Independentistas buscan reeditar el gobierno y rechazan a los socialistas

Publicado:
En España tras las elecciones al Parlamento de Cataluña se perfila de nuevo un Gobierno independentista en la región. El partido del expresidente Puigdemont se ha mostrado dispuesto a que el candidato de Esquerra Republicana lidere la Generalitat. Además, estos últimos han reiterado su negativa a pactar con los socialistas catalanes. El partido del exministro de Sanidad, Salvador Illa, ganó 18 años después unas elecciones en Cataluña.