El placer que ha sentido Juan Carlos Girauta ha sido tan intenso al consumarse el pacto con Vox que ha estado a punto de tener un orgasmo o alcanzar el nirvana. Al final, lo ha logrado cuando ha visto que Assaf Moran, segundo jefe y encargado de asuntos políticos de la embajada de Israel, ha felicitado a Marta Bosquet por ser elegida presidenta del parlamento andaluz. Que el Estado de Israel se ponga de su lado, además poniendo su nombre en el tuit, le ha producido más placer a Girauta que las comidas que se pega con Carlos Herrera. Logra de una tacada pactar con quienes comparten una visión del mundo igual a la suya, con la misma chulería además, y que Israel le reconozca como uno de los suyos. Tanto le ha gustado que se ha puesto a cantar el Hava Naguila.

Assaf Moran 🇮🇱

@AssafMoran

Felicidades y buena suerte a @martabosquet en su nuevo y desafiante cargo como presidente.
Del @ParlamentoAnd.@CiudadanosCs @GirautaOficial

15 personas están hablando de esto

Como les hemos contado en innumerables ocasiones en Diario 16, Girauta es el hombre de Israel, el señor de los lobbies judíos, en Ciudadanos. Lo que extraña es que la embajada de Israel baje a tan baja escala para felicitar a una simple presidenta de un parlamento regional. Y más cuando esa persona ha sido una de las principales encubridoras de las artimañas del “presunto” Gabriel Amat en Almería, pues era la comisaria política de la formación naranja en la zona Oriental de Andalucía. Israel sabe pagar bien a quienes les apoyan en su invasión en Cisjordania y el asalto continuado que perpetran contra las poblaciones palestinas. Para ello nadie mejor que alguien como Girauta con una ética vendida al mejor postor, pues ya ligues le suponemos que no buscará en política (recuérdese que dijo que se había hecho maoísta para ligar).

En agradecimiento por el reconocimiento, Girauta se ha postrado a los pies de Israel y ha salido a condenar un magnífico programa de radio de la cadena SER, realizado con la rigurosidad que le destaca, por Javier BañuelosPablo Morán y Lucía Riera. Allí contaban lo que de forma habitual cuenta nuestro compañero José Antonio Gómez sobre las tropelías e ilegalidades de los israelitas. Dicen, y Girauta acepta, que se manipulan los datos en ese programa radiofónico para “propósitos espurios”. Debe ser que les molesta que se diga la verdad de lo que hacen en la zona, pero eso a Girauta le preocupa poco. Claro que debe ser que no entiende bien el inglés porque puso un tuit donde se decía que Israel tiene el mayor número de condenas de la ONU. Vio que ponía un tuit Hillel Neuer con vanezolanos y cubanos y ¡¡halaaaaa!! Cosas de estar pensando sólo en Torra y como acostarse políticamente con Vox sin que parezca que es amor.

Hillel Neuer

@HillelNeuer

Total of 2018 Condemnations adopted at UN General Assembly:
🇮🇱 Israel 21
🇮🇷 Iran 1
🇸🇾 Syria 1
🇰🇵 North Korea 1
🇷🇺 Russia 1
🇲🇲 Myanmar 1
🇺🇸 US 1
🇩🇿 Algeria 0
🇨🇳 China 0
🏴‍☠️ Hamas 0
🇮🇶 Iraq 0
🇵🇰 Pakistan 0
🇶🇦 Qatar 0
🇸🇦 Saudi 0
🇸🇴 Somalia 0
🇹🇷 Turkey 0
🇻🇪 Venezuela 0
🇿🇼 Zimbabwe 0

6.170 personas están hablando de esto

Porque tanto Girauta como Albert Rivera siguen callados y sin nombrar a Vox cuando todo el mundo ha visto ya que han pactado, detrás de una cortina pero pacto al fin y al cabo. Como odian más al PSOE que al neofascismo, porque al fin y al cabo es lo que les gustaría realmente ser, no les importa juntarse con quien sus amigos de ALDE les han dicho que ni al baño. A Girauta eso le da un poco igual porque siempre se ha sentido a gusto con Federico Jiménez Losantos y este tipo de cavernarios de la prensa española. Él se siente cómodo con ese regusto falangista, con esa forma de no ser liberal porque sólo se puede sentir vivo odiando a alguien y si se le puede calificar de rojo o racista mejor. Y por si faltara poco, el único que parecía que tenía dos dedos de frente en Ciudadanos, Luis Garicano aparece intentando vender a las personas de buena fe que han firmado un pacto liberal con el PP, escondiendo que detrás viene el neofascismo. Lo esconde porque le pueden poner la cara roja en la London School of Economics and Political Science (que es así realmente como se llama), esa universidad de origen Fabiano (socialista) y que ahora parece que admite a cualquiera, incluso si se junta con neofascistas.

Girauta, Sostres, Herrea y Espada en el nirvana

Girauta es más de Losantos, Herrera, Arcadi EspadaJorge Bustos o Salvador Sostres; más de Israel y sus asesinatos en masa; más de lo que huela a naftalina; y de machacar los oídos de las gentes que acuden a sus mítines cuando se lleva la guitarra y se pone a cantar destrozando a Juan Manuel Serrat, por ejemplo. Al menos no se esconde como hace su jefe, aunque en esta ocasión está callado respecto a ese pacto con Vox que tanto gusto le está profiriendo. Tanto por el placer de juntarse con neofascistas, como por el placer de intentar dañar la imagen del presidente del gobierno Pedro Sánchez. Por suerte siempre tendrá un pisito en Tel Aviv para retirarse si las cosas le viene mal dadas, porque el apartamento en Manhattan aún no se lo ha ganado.